jueves, 14 de junio de 2012

amig@s

pues los hay de todos los tipos, colores, sabores...
En mi vida, desde que me embaracé, casé y nació Cloe, los he clasificado en dos grupos cláramente diferenciados: los que siguen lo siguen siendo de manera incondicional y no ha cambiado nada, y los que no.
Sobre el grupo 1, pues no hay mucho que decir, vamos, que todo sigue igual, por supuesto teniendo en cuenta que tu prioridad es tu hijo, y hay cosas que no se pueden hacer. 
A este grupo pasan a formar parte algunas personas que ni fú ni fá, y al final resulta que son estupendos amigos.
El grupo 2: esas personas que considerabas incondicionales...que al final resulta que son bastante condicionales. Esas que piensan que una vez te casas, y sobre todo, tienes hijos, ya no formas parte de su círculo habitual, que bueno, eso es normal porque tu ritmo de vida es diferente, pero sobre todo, creen que los únicos temas de conversación que tú eres capaz de tener (las pocas veces que habláis por teléfono u os veis) son tu casa, tu matrimonio y sobre todo, el tema estrella, la niña. Pero vamos a ver!!!!!!!!!!!!!!  me encanta hablar de mi hija si, pero no es lo único de mi vida, no soy un útero con patas....me encanta que mis amigos me cuenten sus cosas, o hablemos de la actualidad, o de música, o de lo que sea, es más, aunque a algunos os suene egoista, cuando quedo con gente, en cierto modo, busco un poco de desahogo, porque a las mamás nos hace falta... Es curioso ver como conversaciones telefónicas con personas que antes podían durar tranquilamente 30 minutos, ahora se reducen a 2 porque si no te preguntan por tu hija, no saben de que hablar, incluso aunque tú preguntes por sus cosas, pasan de responder...en fin, sorpresas te da la vida...y ojo! no cambio mi situación por nada del mundo ;)

No hay comentarios:

Publicar un comentario